¿Te robaron tu tarjeta bancaria de empresa? Pasos a seguir

Las tarjetas bancarias de empresa también son vulnerables al robo y el fraude. ¿Qué debemos hacer si nos roban la tarjeta corporativa o detectamos una compra que no hemos realizado? ¿Qué otras medidas de seguridad podemos tomar para evitar ser víctimas de operaciones fraudulentas?

user-image-9

by Susana Andrade

image-5772

Las tarjetas bancarias de empresa, físicas o virtuales, son hoy uno de los instrumentos de pago más seguros para nuestro negocio. No obstante, al igual que sucede con las tarjetas personales, con ellas también podemos ser víctimas de robo o fraude. De allí la importancia de tomar algunas medidas de seguridad. ¿Qué debemos hacer si nos roban la tarjeta corporativa? ¿Qué pasos seguir si detectamos un consumo que no hemos realizado? Aquí te lo explicamos.

 

¿Cuál es el riesgo de fraude con tarjetas en España?

Según el  último informe del Banco de España, por cada 100 tarjetas se realizan al año 1,4 operaciones fraudulentas. De hecho, en 2018 se registraron algo más de un millón de fraudes con tarjetas, por un importe de 88 millones de euros. Aunque en España los niveles son todavía bajos, la tasa de fraude pasó del 0,017% en 2017 al 0,022% en 2018.

 

El repunte se registró sobre todo en operaciones en punto de venta físico. La tasa de fraude en transacciones remotas, donde se incluyen las compras por Internet, se mantuvo estable.  Para la OCU, esto se debe a la progresiva implantación de sistemas de verificación de identidad en dos pasos, obligatorios desde septiembre de 2019.

 

Así está, por ejemplo, el 3D Secure desarrollado por Visa y Mastercard. Se trata de un sistema que posibilita la realización de compras seguras por Internet, autentificando al comprador como el titular de la tarjeta, mediante la solicitud de una clave adicional aleatoria, al momento de la compra. Ésta generalmente es enviada por el banco al móvil del usuario mediante un SMS.

 

No obstante, es importante tener en cuenta que el grueso de las operaciones fraudulentas sigue dándose en las transacciones vía remota (65% versus 34% en TPV físicos y 2% en cajeros automáticos). De allí que, independientemente del uso que hagamos de nuestras tarjetas de empresa, conviene tomar precauciones en todos los canales.

 

¿Qué hago si me roban la tarjeta bancaria de empresa?

Como pasa con cualquier tarjeta de crédito o débito, ante la pérdida, robo o hurto de tu tarjeta bancaria de empresa lo vital es actuar con rapidez. Lo primero es bloquear o desactivar la tarjeta de inmediato. Veamos en detalle cómo proceder.

 

  • Bloquear o desactivar la tarjeta

Apenas notemos que no tenemos la tarjeta con nosotros o detectemos alguna transacción que no hayamos realizado, debemos bloquear nuestra tarjeta. Lo más rápido es llamar al banco. Todas las entidades cuentan con servicios 24h para ello. 

 

El bloqueo también puede realizarse a través de la banca online, con nuestro usuario y contraseña habitual. Como alternativa, las empresas emisoras como Mastercad y Visa disponen igualmente de servicios de atención para este tipo de incidencias.

 

Ahora bien, si trabajas con Payhawk, puedes desactivar tu tarjeta de empresa, física o virtual, de manera inmediata a través de la aplicación móvil. Como cada operación genera una notificación a tu teléfono, si recibes un aviso de una transacción que no reconoces, podrás desactivarla al momento, evitando posibles fraudes. Asimismo, el administrador de tu empresa está habilitado para bloquear cualquier tarjeta a través de la plataforma web.

 

  • Denunciar el robo

Llamar a nuestra entidad bancaria y bloquear la tarjeta no es suficiente. Es importante denunciar el robo en la Comisaría de Policía para dejar constancia, no sólo del robo de la tarjeta o de los datos de ésta, sino también del día y la hora en que sucedió.

 

Este paso será vital para que, si hubo sustracción de dinero o alguna compra fraudulenta, podamos demostrar que fue realizada por un tercero.

 

  • Verificar movimientos y definir responsabilidad

En los siguientes días es recomendable verificar las operaciones que se hayan realizado con la tarjeta. Si hay alguna anomalía en los movimientos, la responsabilidad y el pago de los importes defraudados dependerá de los siguientes escenarios:

 

Si han duplicado nuestra tarjeta bancaria o han sustraído nuestros datos para hacer operaciones fraudulentas, sin que nunca hayamos perdido o dejado de tener la tarjeta con nosotros, el banco deberá hacerse responsable de las operaciones no autorizadas.

 

Visa y Mastercard tienen la política Responsabilidad Cero, según la cual el banco deberá devolver el importe de las transacciones fraudulentas. No obstante, esta política no aplica a ciertas tarjetas de empresa, por lo que se recomienda verificarlo previamente con la entidad bancaria.

 

Ahora bien, si hemos perdido la tarjeta o nos la han robado físicamente, seremos responsable de cualquier retiro de dinero o compra realizada antes de la comunicación del robo o la pérdida de la tarjeta y su respectivo bloqueo, hasta un máximo de 50 euros. A partir de este límite, el banco deberá pagar las cantidades defraudadas, a menos que se haya incurrido en una negligencia grave -como apuntar nuestra clave detrás de la tarjeta.

 

¿Qué otras medidas de seguridad puedo tomar?

Aunque siempre existen riesgos, es importante tomar algunas precauciones a la hora de utilizar una tarjeta de crédito o débito de empresa:

  • Establecer una contraseña única y segura, que no sea fácilmente identificable o deducible. No llevarla apuntada en ningún sitio. Y cambiarla a menudo. 
  • Comprar en comercios seguros. Si se trata de una compra en línea, verificar que la dirección del sitio web comience con «https: //» en lugar de solo «http: //», para asegurarnos de que la información estará encriptada.
  • Revisar regularmente los extractos de la tarjeta, verificando movimientos.
  • Activar el servicio de notificaciones por transacción realizada y el envío de un código de seguridad a nuestro teléfono antes de completar cualquier compra.
  • No compartir nunca el número de tarjeta por teléfono o correo electrónico.
  • Apuntar los números de teléfono de la entidad bancaria en el móvil, para tenerlos a mano ante cualquier emergencia.
  • Seguir las normas de seguridad y uso responsable de las tarjetas establecido por la empresa.

 

Written by Susana Andrade

julio 28, 2020

Latest Posts